Comunidad Cristiana Apostólica

Es precisa una reforma en la iglesia cristiana que permita:

  • Cambiar la forma de presentar el evangelio, volviendo a los valores de cruz y renuncia (Mateo 16:24)
  • Desarrollar el ministerio al que cada creyente ha sido llamado (Efesios 2:10)
  • Aceptar la totalidad de la palabra como real y aplicable (Salmo 119:160)
  • Devolver a la adoración su rol profético y espiritual (Jn. 4:24)
  • Recuperar la visión de gobierno a la que Dios llamó a su iglesia (Gn. 1:26-28)
  • Enfatizar que la iglesia debe desarrollar en el cristiano cuatro aspectos vitales de acuerdo a Ezequiel capítulo 1: Guerrero (rostro de león), Hombre con identidad y propósito (rostro de hombre), Servidor y con carácter dócil (rostro de buey), Visionario y adorador (rostro de águila.
  • Creemos que estamos en un tiempo de restauración de “todas las cosas¨, entendiendo eso como un tiempo de ver la autoridad de Dios de forma tangible tocando nuestras comunidades (Hechos 3:19-21)
  • Creemos que la Biblia, palabra por palabra, está inspirada divinamente por Dios (2P. 1:21), como el soplo de Dios (2Ti.3 :16)
  • Dios es uno, pero trino, el Padre el Hijo y el Espíritu (Mt. 3:16-17; 28:19; 2Co. 13:14; Ef 2:18; 3:14-16; Ap. 1:4-5). La Deidad es distintivamente tres, pero Ellos no son tres Dioses separadamente.
  • Cristo era el propio Dios en la eternidad (Jn. 1:1) y llegó a ser hombre en el tiempo (Jn. 1:14). Su deidad es completa y Su humanidad es perfecta. Por esto, El es tanto Dios como hombre (Jn. 20:28; Ro. 9:5; Jn. 19:5; 1Ti 2:5), poseyendo tanto la divinidad como la humanidad. Como hombre El fue ungido por Dios con el Espíritu (Mt. 3:16; Jn. 1:32-33; Lc 4:18-19), para llevar a cabo el propósito eterno de Dios.
  • El es el Hijo de Dios (Jn. 20:31), quien es la imagen de Dios (Col. 1:15), el resplandor de la gloria de Dios y la imagen precisa de Su substancia (He. 1:3), subsistiendo en la forma de Dios e igual con Dios (Fil. 2:6; Jn. 5:18); toda la plenitud de la Deidad habita en el corporalmente (Col. 2:9).
  • Como el Hijo de Dios El vino en la carne con el Padre (Jn. 6:46) y en el nombre del Padre (Jn. 5:43); por esto, El es llamado el Padre (Is. 9:6). El era con Dios, y era Dios en la eternidad pasada (Is. 9:6) no solamente coexistiendo, sino también siendo coinherente con el Padre todo el tiempo (Jn. 14:10; 17:21). Aun mientras estuvo en la carne sobre la tierra, el Padre estaba con El (Jn. 16:32).
  • Como el Dios eterno El es el Creador de todas las cosas (He. 1:10; Jn 1:3; Col 1:16), y como hombre que vino en la carne (1Jn. 4:2) con sangre y carne físicas (He. 2:14).
  • Como el Enviador y el Dador del Espíritu (Jn.15:26; 16:7; 3:34b), a quien el Padre envió en Su (el del Hijo) nombre (Jn. 14:26), el Hijo, siendo el último Adán en la carne, se hizo el Espíritu que da vida por medio de la muerte y la resurrección (1 Co. 15:45b; Jn 14:16-20), quien recibió todo lo que es del Hijo (Jn.16:14-15), para testificar respecto del Hijo y glorificar al Hijo (Jn. 15:26; 16:14), y quien es el aliento del Hijo (Jn. 20:22).
  • Como el Cordero de Dios inmolado en la cruz y que derramó Su sangre física por nuestro pecado y pecados, El es nuestro redentor (Jn. 1:29; 1P. 2:24; He. 9:26,28).
  • Como el Cristo ascendido El es el Señor de todo (Hch. 2:36; 10:36), la Cabeza de todas las cosas (Ef. 1:22), la Cabeza de la iglesia (Col.1:18), y el Señor de Señores Y El Rey De Reyes.
  • En la resurrección El es nuestra vida (col. 3:4), el que vive en nosotros (Gá. 2:20), y el poder y la sabiduría de Dios para nosotros para ser nuestra justicia, santificación y redención (1 Co. 1:24, 30).
  • Por esto, vemos que Cristo es todo: Dios, hombre, el Creador, el Padre, el Hijo, el Espíritu, el Salvador, el redentor, el Señor, la cabeza de todo, la Cabeza de la iglesia, el Señor de señores y el Rey de reyes
  • La obra de Cristo primero se hizo hombre en la encarnación (Jn. 1;14), y murió en la cruz por nuestra redención (1P. 2:24; Ap. 5:9). Luego El se levantó de los muertos para nuestra regeneración (1 P.1:3), ascendió a los cielos para ser el Señor de todo (Hch. 2;33, 36; 10:36), y volverá como el Novio para la iglesia (Jn. 3:29; Ap. 19:7), y el Rey de reyes de todas las naciones (Ap. 19:16).
  • La iglesia, compuesta de todos los creyentes genuino en Cristo, como el Cuerpo de Cristo (Ef. 1:22-23; Col. 1:24), es universalmente una (Ef. 4:4), y la iglesia local como la expresión del Cuerpo de Cristo es localmente una: una ciudad, una iglesia (Ap. 1:11).

Iglesias

Colombia
Paraguay
Venezuela
Chile
Bolivia
Argentina
Ecuador
México
Brasil

Ministerios

Casa en Acción
Manos Unidas por la Infancia
EAGLE MINISTRIES
CASA DE LA REFORMA
ITXASARGI
OIKONOMOS
KINGDOM VISION MINISTRIES Inc.
Joseph’s House School

Contáctate con Kerigma

Si desea hacer una consulta o sugerencia escribanos, con gusto le responderemos a la brevedad.