Sobre Nosotros

El ministerio nació hace treinta años en la ciudad de La Paz, Bolivia. Desde los primeros tiempos, la enseñanza de principios bíblicos fue el impulsor de la visión que hoy, se extiende a ocho países donde ésta presente y en firme actividad.

Desde la visión primaria, la manifestación de la cultura de Dios se expresa en vivir, pensar, ser según la mente del Creador, correspondiendo a su amor, a su voluntad, recordando la obra de Jesucristo y entendiendo su poder. Habitar en el Reino de los Cielos es saber, en el corazón y en la mente, quien es Dios y quienes es el hombre.

Desde esta perspectiva, Kerigma se ha dedicado al entrenamiento y edificación del Cuerpo, por medio de seminarios, escuelas, material audiovisual y bibliografía. Ha creado Didaskalia, un programa de capacitación que se abre a todas las congregaciones que ansían activar las verdades bíblicas que el Espíritu está hablando.

La palabra “kerigma” se traduce del griego como “mensaje encargado por un Rey”, y en esto se basa el objetivo del ministerio: reconocer el mensaje del Rey e impartirlo a la Iglesia, para ponerlo en acción.

Dios nos ha llamado para expresar su eterno propósito: Cristo y la Iglesia. Motivados por ello buscamos establecer su reino en la tierra hasta que el venga a través de Is. 61:1

Amor tangible hacia el total de la persona: espíritu, alma, cuerpo  Ser “uno” a pesar de ser diferentes.

Motivados por el amor de Dios, la Iglesia existe para cumplir el propósito eterno de Dios. Este propósito se cumple cuando: Se quita el velo sobre cada persona y ciudad de manera que estas vengan al conocimiento de él.

Nuestra Historia

En sus inicios, Kerigma era un grupo de cuatro jóvenes cristianos liderados por el pastor Fernando Orihuela, que en 1982 deciden estudiar la Biblia para traer respuesta a muchas necesidades que se tenían en la propia congregación. Más adelante entendieron que esas problemáticas estaban en todas las congregaciones de la ciudad.

Lo que siguió fue una serie de seminarios que recorrió varias ciudades del país. Entre los primeros temas estaban escatología, liberación y estudios que exponían las verdades sobre la Nueva Era, que estaba en pleno auge.

Por ese entonces, la Iglesia de Bolivia manifestaba no estar capacitada en temas básicos bíblicos. Habían pasado 10 años de una de las más grandes manifestaciones de poder de Dios en el país a través de Julio César Ruibal. Muchos habían sido activados en sus dones y las experiencias con el Espíritu Santo, sobreabundaban pero con poca base bíblica. Como resultado eran muchas personas que operaban bajo la dirección del Espíritu, sin embargo lo hacían con dudas. La importancia de impartir enseñanzas que están en la Palabra, y unir ésta con las experiencias, cobró un sentido de urgencia.

La primera escuela que se dicto fue la Escuela de padres en 1985. Una de las necesidades más profundas en la Iglesia la tienen los niños. Durante años fueron el grupo más numeroso pero también el más descuidado. Se desarrolló  la escuela para maestros de niños, donde fueron capacitados más de 100 maestros con herramientas del Reino a favor de levantar una generación de acuerdo al corazón de Dios. El trabajo siguió con escuelas vacacionales, donde los niños eran entrenados en las verdades del Reino de Dios.

Siguieron las escuelas de Adoración. La revelación que Dios estaba acercando era el diseño real de la adoración en espíritu y verdad. Hubo una transformación en la forma de ver el grupo de alabanza. La meta fue cambiar de cantantes a verdaderos adoradores.

Le siguieron temas puntuales como la Liberación, la masonería, el estudio de nuevas corrientes filosóficas que estaban surgiendo como la Nueva Era, y que estaban arrastrando a la Iglesia a caminos de engaño.

Investigando sobre estos temas, se abre el tiempo de lo que hoy se conoce como Sanidad Interior, la restauración de los diseños verdaderos y eternos para las personas, para las congregaciones y aun más allá, para las ciudades.

En 1996, surgió una preocupación en el corazón del ministerio: el país. Dios comenzó a enseñar sobre el “hombre fuerte”, quien se opone al conocimiento de Su gloria. El ministerio comenzó a desarrollar lo que hoy se conoce como Cartografía espiritual. Se trata de la traducción de las manifestaciones naturales del Reino de las tinieblas en la Tierra, y que por medio de la Palabra pueden ser derribadas para que las personas lleguen a la reconciliación con Dios. Esto se conoce como Transformación de Comunidades.

Los años siguientes, se profundizó en la liberación y en la intercesión, entendiendo el papel fundamental de la Iglesia de Dios. Se abre así un nuevo campo: la Intercesión y la Guerra espiritual. Un tiempo de alianzas estratégicas comenzó. Héctor Torres y Víctor Lorenzo de Argentina, y Lucas Márquez de Chile, trajeron al ministerio enseñanzas y experiencias que encontraron eco en Kerigma.

En 1998, Chile abre sus puertas al ministerio. Sería el inicio de un camino unido que traería liberación, sanidad y enseñanza para ambos países.

El comienzo del siglo XXI, Kerigma lo vivió en la preparación de lo que fuera la primera intervención profética, la primer Transformación de Comunidad.

Operación Zorobabel, fue y es el antecedente de toda manifestación de los hijos de Dios sobre un territorio. Sobre la ciudad de Potosí se abrieron los cielos y las personas vieron al Señor de la Creación, Jesús.  Fue en 2001.

Una nueva relación que sumaría aun más revelación del Reino de Dios, se dio en ese mismo año. Ana Méndez, reconocida profeta de Dios,  y su equipo participan de la Transformación.

Operación Zorobabel era la suma de la intercesión y toma en el espíritu de la ciudad. Ese año el Espíritu se reveló al grupo en un nuevo nivel. No sólo se intercedió sino que se replicó en lo natural lo que se hizo en el espíritu.

El epicentro de todo, el Cerro Rico de Potosí donde se asentaba la base de la idolatría. Se lo intervino en la cima, en el interior y en la base. Luego se recorrió la ciudad de Potosí, con un equipo internacional y nacional.

La siguiente semana se llevó a cabo Hossana 2001. Mil personas invadieron la ciudad de Potosí, y cada rincón fue impactado por el evangelio, predicaciones, conciertos, la película Jesús. El resultado fueron más de 40000 personas reconciliadas con el Señor.

Este evento marco el inicio de una nueva etapa, porque se entendió y se experimentó la transformación de una ciudad, siendo instrumentos en la mano de Dios.

El 2002 se participó de la Transformación de Chile. La nación fue recorrida por 70 personas, entre pastores, intercesores, profetas, durante cincuenta y seis días. Desde el norte al sur se sembró la Palabra de Dios, activando a cientos de congregaciones que hoy trabajan en sus comunidades.

Desde entonces, la enseñanza y el entrenamiento se han convertido en parte elementales del ministerio que recibe invitaciones de diversas partes del mundo para llevar las experiencias y participar en el trabajo de otros ministerios en sus naciones.

Actualmente, el Pastor Fernando Orihuela, director del ministerio Kerigma, desarrolla materiales de enseñanza con el grupo de trabajo que esta integrado por personas de varios países, así como ministros bolivianos que siguen sumando revelación del Espíritu en las cuestiones del Reino de Dios y en su extensión.

Las conexiones divinas entre las personas, han llevado el material de enseñanza a miles de personas que han encontrado su propósito en Dios. Llenas del Espíritu se han trasformado en manifestadores de la Palabra cambiando las atmósferas de sus congregaciones y ciudades.

El ministerio Kerigma tiene bases de acción en Venezuela, Colombia, Chile, Estados Unidos, España, Ecuador y Argentina. En cada lugar existe una agenda de Dios para la nación y se profundiza en el estudio de la Biblia, la sanidad interior, la guerra espiritual y la adoración.

Extendiéndose hacia delante, el ministerio Kerigma sigue perfeccionándose en las enseñanzas del Espíritu Santo y la Palabra de Dios, siendo un agente activo en las manifestaciones del Reino con la finalidad de llenar la Tierra del conocimiento de la gloria de Dios como las aguas cubren el mar (Habacuc 2:14).

Visión de la Comunidad

Creemos que la declaración de Is. 61:1-4 expresa una verdad transformadora para nuestras vidas y naciones. Estamos convencidos de que cada ciudad debe ser transformada por el poder de Dios como paso final del evangelio transformador.
Las personas deben alcanzar su potencial previsto por Dios a través de: Recibir entrenamiento y capacitación para avanzar más allá de sus necesidades básicas La Iglesia es un testimonio de Dios, cuando vive: Amando a Dios y a su Manifestando el fruto del espíritu Extendiéndose para ministrar a los demás (dar de lo que tiene)